El Coordinador Parental, una figura necesaria en los juzgados

310

El Coordinador Parental, una figura nueva en España que cada vez es más necesaria en los juzgados, ante divorcios conflictivos con hijos.

Mucha gente no ha oído hablar todavía del Coordinador Parental, pero abogados de familia y jueces coinciden en que cada vez se hace más necesaria su existencia. Es un perfil profesional con origen en Estados Unidos, y en España ya se está aplicando en comunidades como Cataluña, Valencia o Baleares.

Fue el Juez D. Pascual Ortuño, Magistrado de la Sala 12ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, el primer Juez Magistrado en introducir esta figura en sentencia, dictada el 26 de Febrero de 2015 en España.

El Coordinador Parental tiene la función principal de proteger a los hijos, asistiendo a los progenitores en conflicto permanente, con el fin de minimizar los daños. Esta figura profesional toma gran importancia en casos de divorcio con un elevado grado de conflictividad, donde los principales perjudicados acaban siendo los hijos.

El Coordinador parental interviene y ayuda a los progenitores a elaborar un Plan de Parentalidad, en el que se recojan todos los aspectos relacionados con el cuidado de los hijos en común: horarios, actividades extraescolares, colegio, vacaciones, vivienda… El Plan se elaborará conjuntamente por ambos progenitores y siempre teniendo en cuenta el interés de los hijos. El Coordinador se encargará de velar por el cumplimiento de dicho Plan de Parentalidad por ambos progenitores.

Durante las entrevistas o sesiones que el Coordinador tiene con los padres, se utiliza la  metodología y las técnicas propias de la resolución de conflictos, el coaching, la psicología de pareja y la mediación.

En resumen,….

… el Coordinador Parental, es una figura profesional emergente en nuestro país, que va a ir adquiriendo cada vez más protagonismo en estos casos de divorcio conflictivo. El profesional de parentalidad se encargará de minimizar el impacto emocional en los hijos ante un divorcio de alta conflictividad y disminuir los costes económicos asociados. Deberá ser un profesional altamente cualificado en 3 ámbitos: jurídico, psicológico y mediación.