Padre Ángel: la Humildad y la Rebeldía. Libro de Lucía López

Entrevista al Padre Ángel y Lucía López con motivo de la publicación de su libro biográfico “Padre Ángel: la humildad y la rebeldía.”

Entrevista al Padre Ángel

Padre Ángel, Mensajeros de la PazPadre Ángel, ¿Cuántos años lleva con esta labor de solidaridad y cuáles han sido sus mayores logros?

Empecé cuando terminé el seminario. Tenía 24 años y ganas de comerme el mundo, como todos los jóvenes. Empezamos, un amigo y yo, a abrir pequeños hogares para que los huérfanos no se criaran en grandes centros de menores, sino como en familia. El modelo triunfó y más de cincuenta años después nuestro mayor logro es seguir. Que siga habiendo un equipo de “Mensajeros de la Paz” al lado de las personas que se han quedado sin nada en España y al lado de las comunidades empobrecidas de fuera.

Usted desde joven se preocupó por los niños abandonados, ¿a cuántas personas ha ofrecido su cariño y amor desde aquel entonces?

Podría sacar a relucir las cifras que ponemos en nuestras memorias, que hablan de miles de niños, ancianos y voluntarios por todo el mundo. Pero lo importante no me parece a cuántas, sino lo siguiente: “dar amor”. En Mensajeros de la Paz decimos que hay que querer y dejarse querer y que la compañía de alguien nos salva de la peor enfermedad, que es la soledad. Es una suerte que te digan que algo que tú has hecho ha aliviado el sufrimiento de alguien.

Es el párroco de la Iglesia de San Antón, muy conocida hoy en día porque abre sus puertas las 24h, ¿qué reciben los que se acercan a ella?

Lo mismo de antes: amor, afecto. Aunque entren demandando un café o algo de comer, no se quedan por esos servicios, sino porque se sienten importantes para alguien. En el libro que ha escrito Lucía se dice que lo que hemos construido en este templo es una especie de “república fraterna” de San Antón.

Asociación Mensajeros de la PazDetrás de todo este gran trabajo hay un gran equipo de personas que le ayudan en su labor diaria, ¿qué nos puede contar sobre ellas?

La autora de este libro es una de las últimas en incorporarse y la más joven, y sin embargo ya demuestra, como los demás, que en Mensajeros de la Paz trabajamos desde el amor, el respeto y la comprensión, sobre todo escuchando. Y con la esperanza de que llegue el día en que las ONGs no seamos imprescindibles, porque la sociedad haya recuperado el bienestar.

El Santo Padre le tiene mucho cariño, ¿qué le dice para continuar con su labor?

Este invierno en Roma me dijo “seguí, Ángel”, refiriéndose a nuestra labor con las personas sin hogar de San Antón. Me impactó saludarle, de la misma manera, en la isla de Lesbos, el día que vino a visitar los campamentos de refugiados en los que Mensajeros está trabajando atendiendo a miles de familias de Oriente Medio. En un ambiente tan deshumanizado, su cara parecía gritar de la rabia.

¿Qué ha significado para usted la publicación del libro “Padre Ángel: La Humildad y la Rebeldía” y qué le gustaría conseguir con su publicación?

Significa una alegría enorme; una especie de regalo por mis 80 años ya cumplidos. Lo que más me gusta no es leerlo como una biografía mía, sino como un catálogo de relatos que cuentan la historia de muchas personas que me rodean y me importan. Personas que al entrar en contacto con Mensajeros de la Paz han mejorado sus vidas, que han atravesado situaciones muy difíciles.


Entrevista a Lucía Pérez Alonso

Lucía López, autora de Padre Ángel la humildad y la rebeldía

¿Cómo has podido resumir la vida tan extensa y llena de experiencias del Padre Ángel en unas pocas páginas?

Ha sido difícil porque es una vida larga y llena de trabajo, de iniciativas solidarias. Aunque haya sido difícil creo que me quedo con lo bonito de descubrir a una persona y una vida que ha demostrado que ayudar a los demás es la experiencia más emocionante de la vida cotidiana del Padre Ángel.

¿Qué es lo más relevante que has descubierto de la vida del Padre Ángel? 

Padre Ángel la humildad y la rebeldía

Lo que más ha sido su personalidad y su carácter. Una personalidad compleja y atractiva, que es por un lado su rebeldía y por otro su humildad, porque él es una persona que siempre dice que pide perdón antes de permiso, que solo se arrodilla ante un anciano. Es una persona que visibiliza la desigualdad y por eso también parece un rebelde. Pero a la vez, siempre está donde hay problemas y por eso es humilde, porque él es feliz acompañando a los olvidados lejos de la soberbia. Lo que le da energía para hacer el bien es esa humildad y alegría suya, no los reconocimientos que le puedan dar.

El Padre Ángel comienza sus inicios en Asturias, ¿cómo comienza este movimiento solidario que ha desarrollado todos estos años?

Él cuenta en el libro que todo comienza en su pueblo de la cuenca minera, donde fijándose en el cura de allí, se da cuenta que él de mayor también quiere dedicarse a aliviar la soledad de los demás.

Haciendo un pequeño resumen, él se hace cura en los años 60 y empieza a abrir hogares para menores. Después, con los primeros gobiernos de la democracia se va consolidando como una figura de defensa de los derechos humanos y aprovecha para abrir las residencias de ancianos, porque empieza a ser un problema social nuevo. Después, en los años 90 le dan el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y es cuando comienza a expandirse fuera de España con cooperación internacional. Así sigue durante los años hasta que explota la crisis económica y empieza a abrir los comedores sociales porque de repente hace falta recursos nuevos para hacer frente a la pobreza de la clase trabajadora. Y así hasta la actualidad.

¿Cómo se puede conseguir el libro “Padre Ángel: la humildad y la rebeldía” para todo aquel que le interese?

El libro lo distribuye Planeta de Libro, así que se puede conseguir en cualquier librería, en la Casa del Libro, Fnac, el Corte Inglés e incluso en las pequeñas librerías de barrio.

El libro lleva a la venta poco más de un mes y ya se está reeditando, así que está teniendo buena acogida. Decir que la parte que nos corresponde de autoría está íntegramente donada a los proyectos de nuestra ONG Mensajeros de la Paz.